Afil OSCARO 1

jueves, 2 de julio de 2009

El extraño caso del cierre centralizado


Hola a todos de nuevo.

En primer lugar pido disculpas por lo "desatendido" que ha estado el blog estos dos meses. He estado bastante liado con el trabajo y no le he podido dedicar el tiempo necesario.

En este caso os voy a explicar el "Extraño caso del cierre centralizado". El otro días me bajé del coche como siempre para abrir la verja de entrada a casa de mis padres. El coche lo dejo "apuntando" a la entrada bastante pegado a la verja. Como de costumbre deje el coche en marcha con el freno puesto y el cambio automático en posición 'P'. Como os he comentado no me separo del coche ni 4 metros.

El caso es que después de abrir la verja me dirijo hacia el coche y...¡sorpresa! la puerta del conductor está cerrada. La trasera también. ¡mmmmh! ¡Que raro! Pruebo las del lado del acompañante...lo mismo cerradas. Solo me quedaba el maletero, que como podéis imaginar ¡también estaba cerrado!

Allí estaba yo contemplando mi coche atravesado en mitad del camino (aunque es de doble dirección es bastante estrecho y prácticamente solo pasa un coche) con el motor en marcha, el freno puesto y las puertas cerradas.

Después de valorar situación:

1.- Para ir a por la llave de repuesto tenía que sacar otro coche por la misma salida que estaba obstaculizando el mio.

2.- No podía pasar ningún coche en ninguno de los sentidos.

3.- Tardaría casi 2o minutos en ir y volver a por la llave si no fuese por el punto 1.

4.- Ya había 3 coches parados intentando pasar.

Total que cogí la llave "que todo lo abre". Es decir, una llave fija del 21 y.... ¡zas! adiós cristal del acompañante. Snif! pobre coche...

No rompí los traseros porque tengo láminas solares y el cristal no se cae al romperse sino que se queda pegado a la lámina, dificultando la maniobra de meter la mano y abrir la cerradura.

Después del estropicio llamadita al seguro para reponer el cristal, que, menos mal, es gratis. En un par de días ya tenía el cristal nuevo puesto.

He intentado averiguar que pudo pasar y lo más probable, salvo algún contacto extraño es que pulsase el botón del cierre que está en la puerta. Pero no lo tengo del todo claro...

Parado en un semáforo, sentado dentro del coche y con el motor en marcha, abrí la puerta un poco, pulsé el botón del cierre y la cerré rápidamente. En este caso el cierre hizo el amago de cerrarse pero...... ¡el coche se quedó abierto! Después de intentar esta maniobra varias veces conseguí que el coche se quedase cerrado.

Por las pruebas que hice, es casi imposible pulsar el botón, salir, cerrar la puerta y que el bloqueo de puertas se active. No da tiempo...

En fin, comparto esta historia con todos vosotros para que no os pase lo mismo. Así que. cuidadito al cerrar el coche si dejáis las llaves dentro...Murphy y sus leyes andan cerca. :-)

Un saludo a todos.